Tacoh: El lugar de la preciosa navaja de pedernal (I)

Lo malo de improvisar, es que no sabes a dónde vas a parar…

Lo bueno de improvisar, es que no sabes a dónde vas a llegar…

Tacoh

Tacoh (se pronuncia Taj Kó) se ubica a poco menos de 15 minutos de Hopelchén, Campeche en la vía Campeche – Hopelchén. No hay pierde, se encuentra a la vera del camino, una carretera que seccionó en algún momento este sitio histórico que apenas se encuentra en uno de tantos procesos abandonados, retomados, vueltos a abandonar y una vez más, retomados para rescatar.

Entrada a Tacoh

El custodio del lugar, el señor Rafael Baas, ha aprendido muy bien de la información que poco a poco va emergiendo conforme se va rescatando el lugar y de acuerdo a lo que los arqueólogos van determinando con esa poca información. El nombre del sitio significa: El lugar de la preciosa navaja del pedernal, nombre otorgado a partir del conocimiento de unos guerreros de estuco adosados a los dinteles de un edificio. Estos guerreros, de pie, sostenían una lanza que terminaba en puntas de pedernal. Lamentablemente, como suele suceder en muchos sitios como éste, sufrió de saqueo mientras se construía la carretera y el tendido eléctrico, quedando únicamente la información transmitida por aquellos obreros locales que dieron testimonio de los primeros descubrimientos. Sin embargo, no se descarta que el nombre sea muy representativo dado que también se encontraron varias máscaras de jade y otros ornamentos ricos en materiales muy apreciados por los mayas. Las máscaras también fueron sustraídas mientras se construía la carretera.

Estructura 2

El lugar abarca unos 3 kilómetros cuadrados, tiene unas 40 estructuras conocidas y ubicadas, pero actualmente se ha rescatado la Estructura 1, y la Estructura 2 está en proceso de reconstrucción; las demás estructuras se encuentran en propiedades privadas, lo cual dificultará mucho el proceso de rescate ya que se tendría que indemnizar a los propietarios.

Estructura 1

La Estructura 1 tiene una forma muy característica a partir de 4 habitaciones dispuestas en forma tal que el edificio semeja una cruz. Esta forma en realidad responde al simbolismo relacionado a los 4 puntos cardinales, gobernados cada uno por un dios en particular (se les conoce como bacabes, cada uno con un color y un punto cardinal).

Transferencia de poderes

De la Estructura 1 se puede apreciar una habitación ya descubierta, de donde se han extraído numerosos restos óseos de animales, principalmente jaguar. También ahí se encuentra una pieza labrada en roca que detalla un proceso histórico administrativo muy interesante: la transferencia de poder de un halach uinic a otro. El halach uinic es el gobernante máximo de una ciudad, y en esta pieza se aprecia al gobernante saliente sentado sobre el trono, entregando el saco de poder al gobernante entrante, de rodillas en una menor posición.

En el proceso de remoción de escombros en el interior de esta habitación, don Rafael comenta que las paredes y el techo estaban bellamente adornados con un estuco o recubrimiento pintado. Prueba de ello son los pedazos de estuco recogidos y que se han guardado, pero será muy difícil admirar este trabajo porque prácticamente todo se ha perdido; tendremos que conformarnos con admirar el interior de la habitación y echar un poco a la imaginación cómo fue en sus días de gloria.

Fragmento de estuco pintado

Se piensa que el edificio debió tener funciones administrativas o ceremoniales por varios motivos: los restos óseos de pequeños animales que debieron formar parte de ofrendas y a que no se hallaron estructuras internas para usos de descanso. De hecho, inmediatamente atrás se encuentran pequeños montículos llamados cuyos, y son vestigios colapsados de las viviendas de los señores principales. Aún no se rescatan estos montículos, pero la información de los arqueólogos concuerda con otros vestigios, por lo que se determina que esta estructura tuvo una función más ceremonial o administrativa que de vivienda.

Cuyos

Continúa: Tacoh (II)Tacoh (III)

 

 

Be the first to comment on "Tacoh: El lugar de la preciosa navaja de pedernal (I)"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*