Cuzamá: naturaleza e historia (I)

Muchas veces no hay que alejarse tanto de la ciudad para encontrar lugares de interés. La misma ciudad de Mérida ofrece diversos atractivos que se salen de lo convencional, no necesariamente son plazas comerciales, cines o restaurantes. Pero cuando no bastan los atractivos de Mérida, siempre hay la opción de ir al interior del estado. En el caso de Cuzamá, basta manejar menos de cuarenta minutos para llegar a una serie de atractivos que son por demás, interesantes, divertidos y económicos.

Cuzamá se encuentra apenas a unos 28 kilómetros de Mérida. Si bien no se llega directamente al municipio, el recorrido permite descubrir una iglesia peculiar y la opción de 6 cenotes con aguas cristalinas y azules como gemas. Es ideal para pasar un domingo de aventura y tener una idea pequeña de sus días de gloria, cuando las haciendas henequeneras le dieron al estado de Yucatán su mayor impulso económico.

cenote-cuzama-01

El nombre de Cuzamá proviene del vocablo maya que en español se puede traducir como “Agua de las golondrinas”. Actualmente, Cuzamá tiene bajo su jurisdicción 3 comunidades con la denominación de comisarías, es decir, pequeñas comunidades que tiene por autoridad a un comisario ejidal, mismo que representa a un grupo de ejidatarios propietarios de tierras destinadas al cultivo.

cuzama-hacienda-I

En toda la Península de Yucatán no existe tierra suficiente para cultivo a gran escala, ya que básicamente el suelo yucateco es de piedra, pero una planta en particular permitió el despegue económico de la región durante los dos siglos pasados: el henequén, el llamado “oro verde”. El henequén ha estado presente en la región por siglos ya que es una fibra natural que ha permitido obtener hilos para la fabricación de diversas materias primas. Con la llegada de las máquinas industriales se aceleró su explotación, así como también se aceleró el crecimiento económico de la región. Pero la Revolución, que le devolvió la tierra a los campesinos, acabó con el imperio de las familias que hicieron fortuna a partir de esta planta. Las haciendas henequeneras se fueron abandonando poco a poco por los propietarios, y los campesinos, dueños ahora de sus tierras pero sin capital ni organización, dejaron morir el campo poco a poco. Alrededor de las haciendas crecieron estas pequeñas comunidades, surgiendo pueblos que agrupan en promedio a unas cuantas decenas de familias. Al estar en la jurisdicción de un municipio, dichas comunidades se configuran en comisarías, cuya máxima autoridad es el comisario ejidal.

La cabecera de este municipio es el pueblo de Cuzamá, donde se encuentran sus autoridades constitucionales (presidente municipal y regidores). Las 3 comisarías que uno podrá conocer son: Eknakán, Nohchakán y Chunkanán. Si bien el principal motivo de visitas a Cuzamá son los cenotes, vale la pena detenernos un momento en los otros atractivos ubicados en las comisarías citadas.

cuzama-fachada-iglesia

Continúa: Cuzamá (II) – Cuzamá (III)