Para visitar en Semana Santa: Galería de Arte Sacro

En Semana Santa contamos con dos semanas de vacaciones. Entre la semana de oficios religiosos y la semana posterior para vacacionar, el movimiento de personas de un lado a otro de la geografía nacional prepara a los sitios de descanso para recibirlos con los brazos abiertos. Sin embargo, estas breves vacaciones no todos las pueden aprovechar, ya que la vida económica continúa. Para quienes no pueden alejarse mucho de su residencia, siempre existen opciones muy cerca para visitar en un día entero.

A propósito de esta semana de reflexión, existe una galería que es muy poco conocida en la lista de recomendaciones a visitar tanto para propios como extraños. Es el caso de la galería de arte sacro de la Arquidiócesis de Yucatán, un espacio que rescata objetos religiosos como pinturas, libros, estatuas y estandartes, entre otros.

La galería no es tan pequeña, pero si se llega temprano a Conkal, se puede escuchar misa en la iglesia conventual de San Francisco de Asís, admirar su espacio interior y después recorrer los pasillos interiores de la galería.

Conkal es una ciudad que ha crecido en los últimos años a tal grado que, por su cercanía a la ciudad de Mérida, no es sorpresa ver nuevos fraccionamientos que atraen a los meridanos. En veinte minutos se llega a la ciudad, pero Conkal sigue siendo una comunidad que conserva su tradicional tranquilidad.

Su principal atractivo es la iglesia dedicada a San Francisco de Asís; edificada en el siglo XVI por la orden franciscana, es el cuarto convento construido en la península durante la época colonial. Gran parte de sus piedras expuestas en los muros delatan un uso anterior: en pleno centro de la ciudad existió un basamento maya todavía de pié a finales del siglo pasado. Dicho montículo ya resultaba irreconocible, pero fue parte de algún edificio religioso maya. El material pétreo fue empleado para edificar el convento y muchos de los predios que rodean el centro de Conkal.

Como todos los conventos, su interior está formado por un patio cuadrado en el que se destaca un reloj de sol. Es curioso verificar su efectividad: me detuve a registrar la hora en que entré y poco antes de retirarme comparar con la marcación de mi reloj de pulsera. Efectivo y centenario.

En su patio exterior, hacia la entrada de la galería, hay una gran noria que hoy en día ya no surte de agua a la comunidad, aunque sigue siendo un profundo pozo de agua dulce que invita a imaginar aquellos días en los que los frailes cosechaban sus huertos con verduras, frutas y hierbas aromáticas como epazotes, cilantros y quizás rábanos.

Si bien existen diversos museos en la ciudad, éste es único en su género, ya que no existe otro ni siquiera en la ciudad de Mérida. Pero su ubicación estratégica invita a hacer un tour por los diferentes conventos de la Península. Se puede iniciar aquí, en Conkal, y después moverse a otros cercanos, como el de Motul.

Si no se tuvo tiempo de planear unas vacaciones con la familia, visitar la galería de arte sacro es buena idea para ir a tono con las fiestas de Pascua: reflexionar, vivir la historia de la evangelización en la región y recibir con ánimos renovados la Pascua.